Aprenda a dirigir su negocio

Aprenda a dirigir su negocio

Para asegurar que los objetivos estratégicos se cumplan en el momento preciso, hay que garantizar una producción eficiente por parte de sus empleados que asegure la calidad y puntualidad en sus productos, servicios o actividades que emprende. Y además, debe DEFINIR un plan de actividades que organice las tareas y responsabilidades de cada uno de los integrantes de la organización.

Las claves del éxito en su negocio

Cinco áreas clave para dirigir a las organizaciones en un ambiente de cambio y feroz competencia.

1. Planeación

Para maximizar el tiempo y el trabajo realizado por su equipo de colaboradores, defina un plan de actividades para estructurar no sólo las tareas que se necesitan hacer, sino también la forma en la que se deben realizar para que los resultados sean productivos y eficientes.

Incluya en esta planeación a su equipo de trabajo, ya que la participación genera compromiso y refuerza el sentido de pertenencia.

Además esto les ayudará a sentirse más seguros y con más poder de comunicación en la toma de decisiones.

Al participar en la planeación se logra que cada empleado visualice una idea más clara de lo que se espera de él, de su equipo y del rumbo total de la organización.

2. Seguimiento

Se refiere a la supervisión del desarrollo de las actividades para el adecuado funcionamiento individual de sus empleados.

El seguimiento implica la supervisión de los empleados por medio de las personas que están a su cargo, en este caso los administradores quienes deben asegurarse de que las tareas se realicen y avancen de manera correcta y puntual y agilizan aquello que estorbe o impida el avance normal de las actividades.

La supervisión le asegura que las expectativas más complejas no se abandonen, sino que se esfuercen por lograrse y le permite estar al tanto de lo que se ha logrado y lo que falta para obtener los resultados deseados.

3. Desarrollo y Actualización

Estar al día en tecnología, nuevas habilidades y competencias profesionales, además de conocer las tendencias del mercado, es imperativo para sobrevivir y enfrentar la competencia. Busque nuevos talentos jóvenes y pida a su gente que se actualice periódicamente.

Estar rezagado en alguno de estos aspectos lo pone en riesgo de perder ventajas competitivas, pues la condición para triunfar es saber adaptarse e incluso anticiparse a lo que viene.

En la medida en que utilice la tecnología de la información para incrementar su productividad y eficiencia, en esa medida se fortalece y se perfila para el éxito.

4. Medición

La medición de resultados individuales se refiere a la metodología para evaluar la contribución de cada colaborador en los resultados alcanzados en base a su desempeño diario.

Hay varias formas de medir pero una sencilla que permite conocer el avance diario es pedir un pequeño reporte del trabajo realizado en cierto periodo de tiempo, así evalúa si se está aprovechando el tiempo y si su equipo de trabajo es productivo o está perdiendo tiempo valioso.

Lo anterior le permite definir las áreas en las que sus empleados necesitan crecer y mejorar.

Esto provee un mapa claro de cada actividad que realiza la persona que está bajo su responsabilidad en determinada fecha y hora, lo que es importante para asegurar un buen nivel en el ambiente de trabajo.

5. Recompensa

Reconocer el buen desempeño de sus empleados es quizá la parte más importante al momento de llevar la dirección de un negocio.

Un empleado al que le reconocen su trabajo, es más feliz y más productivo que aquel al que sólo le dan órdenes y, en ocasiones, lo regañan por algún error.

La clave está en saber cómo recompensar a un colaborador cuando su trabajo es excepcional y cumple con los estándares establecidos en su plan de resultados profesionales.

Los estudios demuestran que los empleados reconocidos por hacer un buen trabajo, están más motivados a mantener un desempeño con un nivel cada vez más alto en comparación con aquellos que son ignorados por ser menos rápidos o efectivos en sus resultados.

¿Cómo dirigir una empresa?

Dirigir una organización no es tarea fácil, hay quienes tratan de hacerlo a su modo pero, a veces no consiguen los resultados planeados. A continuación se presenta una lista de cualidades que se requieren para dirigir bien un negocio:

UN COMPÁS ÉTICO LEGÍTIMO. Si los valores del jefe no son apremiantes, la determinación de la empresa no será tan fuerte. A los empleados no les gusta trabajar para organizaciones de cuyos valores desconfían.

LA HABILIDAD PARA TOMAR DECISIONES NO PLACENTERAS. Muchos juicios deben hacerse en base a información ambigua. Los líderes, por lo general, tienen que manejar requerimientos contradictorios sin estar seguros de los hechos. Por eso es necesario monitorear los movimientos de sus empleados y del crecimiento de su empresa.

CLARIDAD Y ENFOQUE. Son esenciales para asumir juicios riesgosos.

Extraer el punto crucial de la complejidad de una organización, es esencial para definir una estrategia efectiva.

Un líder debe ser capaz de apartar el ruido y enfocarse a los resultados, que es lo que en realidad importa.

AMBICIÓN. Los verdaderos líderes tienen la visión de crear imperios que duren para siempre lo cual es diferente del simple ego de la ambición personal.

HABILIDADES DE COMUNICACIÓN. Son un nuevo requerimiento, producto de la influencia de los medios en el ambiente corporativo, por eso se necesitan líderes que tengan una buena comunicación oral.

Un líder que no inspire confianza y autenticidad, tendrá una tarea más complicada por falta de credibilidad.

HABILIDAD PARA JUZGAR A LAS PERSONAS ES UN PREREQUISITO ESENCIAL. Juzgar quién lo hará mejor, es una tarea necesaria que implica intuición y experiencia, es parte de la sabiduría personal.

DESTREZA PARA DESARROLLAR TALENTO. Es necesario construir una generación de futuros líderes. La gente aprende más de un tutor o asesor que de un libro. Las generaciones jóvenes generan mayor energía y representan las nuevas tendencias del mercado.

AUTO CONFIANZA EMOCIONAL. Acumular talento requiere la habilidad de trabajar con personas que pueden ser mejores que lo que el líder es en las suyas.

Los líderes que no soportan que alguien sea mejor en lo que hacen, no pueden obtener resultados satisfactorios.

ADAPTABILIDAD. Sobrevivir a los trabajos bajo presión requiere flexibilidad. La clave es la habilidad de reestructurar, de dar un nuevo enfoque a un problema para solucionarlo con creatividad.

Para asegurar que los objetivos estratégicos se cumplan en el momento preciso, hay que garantizar una producción eficiente por parte de sus empleados que asegure la calidad y puntualidad en sus productos, servicios o actividades que emprende. Y además, debe DEFINIR un plan de actividades que organice las tareas y responsabilidades de cada uno de los integrantes de la organización.

Las claves del éxito en su negocio

Cinco áreas clave para dirigir a las organizaciones en un ambiente de cambio y feroz competencia.

1. Planeación

Para maximizar el tiempo y el trabajo realizado por su equipo de colaboradores, defina un plan de actividades para estructurar no sólo las tareas que se necesitan hacer, sino también la forma en la que se deben realizar para que los resultados sean productivos y eficientes.

Incluya en esta planeación a su equipo de trabajo, ya que la participación genera compromiso y refuerza el sentido de pertenencia.

Además esto les ayudará a sentirse más seguros y con más poder de comunicación en la toma de decisiones.

Al participar en la planeación se logra que cada empleado visualice una idea más clara de lo que se espera de él, de su equipo y del rumbo total de la organización.

2. Seguimiento

Se refiere a la supervisión del desarrollo de las actividades para el adecuado funcionamiento individual de sus empleados.

El seguimiento implica la supervisión de los empleados por medio de las personas que están a su cargo, en este caso los administradores quienes deben asegurarse de que las tareas se realicen y avancen de manera correcta y puntual y agilizan aquello que estorbe o impida el avance normal de las actividades.

La supervisión le asegura que las expectativas más complejas no se abandonen, sino que se esfuercen por lograrse y le permite estar al tanto de lo que se ha logrado y lo que falta para obtener los resultados deseados.

3. Desarrollo y Actualización

Estar al día en tecnología, nuevas habilidades y competencias profesionales, además de conocer las tendencias del mercado, es imperativo para sobrevivir y enfrentar la competencia. Busque nuevos talentos jóvenes y pida a su gente que se actualice periódicamente.

Estar rezagado en alguno de estos aspectos lo pone en riesgo de perder ventajas competitivas, pues la condición para triunfar es saber adaptarse e incluso anticiparse a lo que viene.

En la medida en que utilice la tecnología de la información para incrementar su productividad y eficiencia, en esa medida se fortalece y se perfila para el éxito.

4. Medición

La medición de resultados individuales se refiere a la metodología para evaluar la contribución de cada colaborador en los resultados alcanzados en base a su desempeño diario.

Hay varias formas de medir pero una sencilla que permite conocer el avance diario es pedir un pequeño reporte del trabajo realizado en cierto periodo de tiempo, así evalúa si se está aprovechando el tiempo y si su equipo de trabajo es productivo o está perdiendo tiempo valioso.

Lo anterior le permite definir las áreas en las que sus empleados necesitan crecer y mejorar.

Esto provee un mapa claro de cada actividad que realiza la persona que está bajo su responsabilidad en determinada fecha y hora, lo que es importante para asegurar un buen nivel en el ambiente de trabajo.

5. Recompensa

Reconocer el buen desempeño de sus empleados es quizá la parte más importante al momento de llevar la dirección de un negocio.

Un empleado al que le reconocen su trabajo, es más feliz y más productivo que aquel al que sólo le dan órdenes y, en ocasiones, lo regañan por algún error.

La clave está en saber cómo recompensar a un colaborador cuando su trabajo es excepcional y cumple con los estándares establecidos en su plan de resultados profesionales.

Los estudios demuestran que los empleados reconocidos por hacer un buen trabajo, están más motivados a mantener un desempeño con un nivel cada vez más alto en comparación con aquellos que son ignorados por ser menos rápidos o efectivos en sus resultados.

¿Cómo dirigir una empresa?

Dirigir una organización no es tarea fácil, hay quienes tratan de hacerlo a su modo pero, a veces no consiguen los resultados planeados. A continuación se presenta una lista de cualidades que se requieren para dirigir bien un negocio:

UN COMPÁS ÉTICO LEGÍTIMO. Si los valores del jefe no son apremiantes, la determinación de la empresa no será tan fuerte. A los empleados no les gusta trabajar para organizaciones de cuyos valores desconfían.

LA HABILIDAD PARA TOMAR DECISIONES NO PLACENTERAS. Muchos juicios deben hacerse en base a información ambigua. Los líderes, por lo general, tienen que manejar requerimientos contradictorios sin estar seguros de los hechos. Por eso es necesario monitorear los movimientos de sus empleados y del crecimiento de su empresa.

CLARIDAD Y ENFOQUE. Son esenciales para asumir juicios riesgosos.

Extraer el punto crucial de la complejidad de una organización, es esencial para definir una estrategia efectiva.

Un líder debe ser capaz de apartar el ruido y enfocarse a los resultados, que es lo que en realidad importa.

AMBICIÓN. Los verdaderos líderes tienen la visión de crear imperios que duren para siempre lo cual es diferente del simple ego de la ambición personal.

HABILIDADES DE COMUNICACIÓN. Son un nuevo requerimiento, producto de la influencia de los medios en el ambiente corporativo, por eso se necesitan líderes que tengan una buena comunicación oral.

Un líder que no inspire confianza y autenticidad, tendrá una tarea más complicada por falta de credibilidad.

HABILIDAD PARA JUZGAR A LAS PERSONAS ES UN PREREQUISITO ESENCIAL. Juzgar quién lo hará mejor, es una tarea necesaria que implica intuición y experiencia, es parte de la sabiduría personal.

DESTREZA PARA DESARROLLAR TALENTO. Es necesario construir una generación de futuros líderes. La gente aprende más de un tutor o asesor que de un libro. Las generaciones jóvenes generan mayor energía y representan las nuevas tendencias del mercado.

AUTO CONFIANZA EMOCIONAL. Acumular talento requiere la habilidad de trabajar con personas que pueden ser mejores que lo que el líder es en las suyas.

Los líderes que no soportan que alguien sea mejor en lo que hacen, no pueden obtener resultados satisfactorios.

ADAPTABILIDAD. Sobrevivir a los trabajos bajo presión requiere flexibilidad. La clave es la habilidad de reestructurar, de dar un nuevo enfoque a un problema para solucionarlo con creatividad.

4 Comments:

  • August 14, 2010

    Muy bueno este minicurso, es un herramienta muy util para los microempresarios. Felicitaciones

  • September 21, 2010

    Hola, Luis Eduardo, gracias para las informaciones valiosas, te conoci gracias a Alvaro, entre el Teleseminario del CMMG. Intente inscribirme estes dias a la newsletter 2 veces, aca en tu Blog, pero el formulario da error 404. Puedes controlar por favor si se puede resolvir? Gracias!!

  • Antonio
    April 4, 2014

    Muy buenos videos

  • Luis
    April 8, 2014

    Gracias Antonio, un saludo!

Post a Reply


Better Tag Cloud